4.11.09

Un poema sobre la Ofelia de John Everett Millais


Ofelia (1852) del pintor inglés John Everett Millais (1829-1896). El rigor compositivo con que el autor trata la vegetación en la obra, en una suerte de "horror vacui", parece ofrecer un contrapunto a la trágica escena que tiene lugar ante ella: la desdichada Ofelia acaba de darse muerte al conocer la noticia de que su prometido, el príncipe Hamlet, ha asesinado por error a su padre Polonio, chambelán de la corte de Dinamarca.

*

Palabras de Hamlet a Ofelia muerta sobre las aguas


(basado en un lienzo de J. E. Millais)

"I loved Ophelia: forty thousand brothers
could not, with all their quantity of love,
make up my sum."
Shakespeare, Hamlet, Acto V.

Ofelia, cierra los ojos,
el agua tiñe de lampos tus caricias
y envuelve, amor, tu corola
en pálidas magnolias y rescoldos.

Quiero, amor, cubrir tus ojos de gencianas,
y rehacer fríos laúdes en tu aljaba.

Quiero teñir, amado limbo, de alba las alondras,
y tocar el muerto aire en tus entrañas,
antaño miel de azahar, hoy naufragio de amor y luna.

Quiero sembrar bojes y lotos en tus caderas,
antes de remar violas de áloe
en la jalea que emana
de tus muslos entreabiertos.

Consumida azucena de mi noche oscura,
delirio indolente de la verde selva,
aspira, blanca Ofelia de mi locura
las dalias puras de mi ribera,
y deja reposar en mí tus cabellos
donde ni el viento ni la noche
verán tus aladares de gacela sonámbula,
y donde el silbo del aire vulnerado
no haga brotar yedras bajo tu lengua,
agua silente de miel y alheña.

Dormida Ofelia, en esta aceña de salvia y sombras
ven mis ojos agónicas rosas de agua
y en tus cabellos el aura que no amanece.

Te amo, Ofelia, con un lamento en eco,
con esta vida que fluye
por las migajas de mi cordura,
con la misma muerte
que oigo resonar
por los altos corredores.