9.11.09

William Bouguereau.


Adolphe-William (o William-Adolphe) Bouguereau
.
(La Rochelle 30 de noviembre de 1825 – 19 de agosto de 1905) fue un pintor académico francés. Entre las personalidades de la época que confesaron admiración por su obra cabe destacar el pianista y compositor romántico Chopin.
.
Estudiante en la Académie Julian en París, sus pinturas realistas y de temas mitológicos fueron exhibidas en las exposiciones anuales del Salón de París durante toda su carrera. Aunque sufriese la indiferencia de los críticos, quizá debido a su fuerte oposición al entonces triunfante impresionismo, actualmente hay una nueva revalorización de su trabajo.

Bouguerau estuvo casado con otra artista, Elizabeth Jane Gardner. Gracias a su influencia, muchas instituciones de arte francesas se abrieron por primera vez a las mujeres, incluyendo la Academia francesa de Bellas Artes.

Bouguereau nació en La Rochelle en la costa Oeste de Francia, en la región Poitou-Charentes. Siendo estudiante en la École des Beaux-Arts en París, obtuvo el Prix de Rome en 1850. Su trabajo caracterizado en realismo y temas mitológicos fue exhibido en el Salón de París durante toda su vida profesional. Aunque su fama decayó al principio del Siglo XX, probablemente debido a su oposición al movimiento impresionista, hoy en día existe un reavivado interés en su obra. Se le conocen 826 obras.
.
Hijo de Théodore Bouguereau y Marie Marguérite Bonnin, Adolphe-William fue el segundo hijo de una familia de orientación calvinista, sin embargo a la edad de cinco años fue bautizado bajo la fe católica. Théodore Bouguereau fue el dueño de una vinatería la cual les proporcionaba únicamente los suficientes ingresos para disfrutar una vida modesta.


En 1832, la familia se mudó a Saint-Martin, el la isla de Ré con la intención de empezar un nuevo negocio, William fue inscrito en la escuela local donde sus compañeros notaron la enorme cantidad de dibujos en sus libros y cuadernos. Desafortunadamente el negocio no prosperó y en un intento de mantener a sus hijos alejados de sus violentos enfrentamientos, Théodore y Marie enviaron a los niños con familiares cercanos. Es así como William empezó a vivir con su tio Eugène quien en esa época tenía 27 años y era el nuevo cura de la iglesia de Saint-Étienne en Mortagne sur Gironde el cual se convirtió en su tutor y benefactor. Es a su lado y en un ambiente de quietud y belleza natural acompañada por lecciones religiosas que el pequeño William pasaba horas contemplando la naturaleza y esto inició su apreciación por los temas que desarrollaría en su arte posteriormente.

En 1839, Eugène decidió enviar a su sobrino a la escuela de Pons donde estudiaría arte clásico, religión e historia antigua, entre otras materias. Posteriormente toma clases de dibujo con Louis Sage, un pintor clásico quien a su vez era discípulo de Ingres. Desde el punto de vista de estos profesores la vida de un artista se encuentra llena de tentaciones y el romanticismo es una herejía a la cual uno debe resistirse. Por otro lado es aquí donde Bouguereau aprende la necesidad del trabajo tenaz y disciplinado si se quiere obtener la maestría en la técnica, lo cual permite el control necesario para la libre expresión de la imaginación.

En el año de 1841 a la edad de 17 años, la familia se reunió finalmente ante la decisión de su padre de trasladarse a Bordeaux donde se le solicitó al joven William que aprendiera un oficio "decente" y se hiciera cargo de la contabilidad del nuevo negocio familiar (un comercio de aceite de oliva) primero y, posteriormente, añadir también la contabilidad de un taller vecino. Ante esta situación era muy difícil continuar con sus estudios artísticos, sin embargo, bajo la condición de que no descuidara sus obligaciones y no se convirtiera en artista, su padre finalmente lo dejó inscribirse en la escuela municipal de arte. Debido a su talento fue admitido inmediatamente en las clases avanzadas de Jean-Paul Alaux. Aún con dificultades, como poder acudir a la escuela únicamente durante dos horas por la mañana debido a sus compromiso laboral, William destacó gracias a su talento y disciplina.

Al ver su progreso decidió seguir sus estudios en la prestigiosa escuela École des Beaux-Arts de París. El problema era conseguir la autorización de su padre así como obtener los recursos económicos necesarios. Su padre fue difícil de convencer, pero finalmente accedió; con la ayuda de su tío pasó tres meses en Mortagne pintando retratos de personalidades de Saintonge, con lo cual ahorró 900 francos. Gracias a una carta de recomendación de Alaux, obtuvo empleo en el estudio de pintura del prestigioso pintor François Picot en París, donde trabajó como un esclavo dándose solo tiempo para maldormir. Finalmente, en el mes de abril de 1846, William fue aceptado en la École des Beaux-Arts donde batalló, pero al fin en 1850 ganó el Grand Prix de Rome y con ello una beca para estudiar en Roma.
.
Al final del año de 1903 su estado de salud era tan delicado que le era prácticamente imposible escribir o pintar, Adolphe-William Bouguereau murió de un problema cardíaco en su casa de La Rochelle la noche del 19 de agosto de 1905.

Es hada de los bosques y praderas,
angelito volando entre las flores,
la guardiana que vela los valores
de retoños de nuevas primaveras.

Abrazando sus sueños y quimeras
el mundo va tejiendo de colores,
entregada al Señor en sus labores
purifica las plantas por las veras.
.
Digna eres de tener mil bendiciones
humilde y silenciosa, hada del cielo,
de la tierra sembradora, agua miel.
.
Bello ejemplo nos das con tus acciones,
fortaleza y valor hay en tu vuelo
admirable es tu vida, ¡Dulce ángel!

.

Cristina Oliveira Chavez



Dos amantes dichosos hacen un solo pan

una sola gota de luna en la hierba,
dejan andando dos sombras que se reúnen,
dejan un solo sol vacío en una cama.

De todas las verdades escogieron el día:
no se ataron con hilos sino con un aroma,
y no despedazaron la paz ni las palabras.
La dicha es una torre transparente.

El aire, el vino van con los dos amantes,
la noche les regala sus pétalos dichosos,
tienen derecho a todos los claveles.

Dos amantes dichosos no tienen fin ni muerte,
nacen y mueren muchas veces mientras viven,
tienen la eternidad de la naturaleza.

.
- Pablo Neruda -