20.11.09

Un poema de Aleixandre.


Tamara de Lempicka
*
+
¿Qué fresco y nuevo encanto, qué dulce perfil rubio emerge de la tarde sin nieblas?Cuando creí que la esperanza, la ilusión, la vida,derivaba hacia oriente en triste y vana busca del placer.
Cuando yo había visto bogar por los cielos imágenes sonrientes, dulces corazones cansados, espinas que atravesaban bellos labios,y un humo casi doliente donde palabras amantes se deshacían como el aliento del amor sin destino...
Apareciste tú, ligera como el árbol, como la brisa cálida que un oleaje envía del mediodía, envueltaen las sales febriles, como en las frescas aguas del azul.
*
VICENTE ALEIXANDRE .